Inicio Salud Digestivo

La disfagia

1
disfagia
La disfagia

La disfagia se entiende como una dificultad para tragar, es decir, mover el alimento y/o la bebida desde la cavidad oral hasta el estómago pasando por la faringe y el esófago. La severidad de este síntoma puede variar desde una dificultad leve o moderada hasta la total incapacidad para la deglución.

El típico “se me ha ido por el otro lado”, te puede ayudar a detectar una posible disfagia con facilidad. Normalmente las personas que presentan disfagia, mostraran dificultad para tragar de una sola vez el bolo alimenticio, les quedaran restos de alimento por la boca y, en caso de que el alimento llegue a pasar a los pulmones puede producirse tos.

Quién puede sufrir disfagia

En pacientes neurológicos el número de casos de disfagia es muy elevado. Las causas varían desde alteraciones estructurales de los órganos que intervienen en la deglución hasta problemas funcionales que impiden realizar una deglución completa sin paso de comida o bebida a pulmones. Así pues, puede ir asociado a tumores o cirugías de boca, laringe o faringe, a enfermedades neurológicas que impiden realizar correctamente el proceso de deglución, al envejecimiento, a demencias entre otros.

Disfagia en la población anciana según patología:

PATOLOGIAS

FRECUENCIA

Accidente vascular cerebral

43-60%

Enfermedad de Parkinson

35-50%

Enfermedad de Alzheimer

45-50%

Neoplasia de cabeza y cuello

59%

 

Afectación de la disfagia

La disfagia te puede afectar de dos maneras según las complicaciones clínicas que se derivan:

  1. Si disminuye la seguridad durante la deglución, es decir, que se produzca un atragantamiento (la persona tose) con obstrucción de las vías aéreas o bien que el alimento pase a pulmones. Puede ser que esto no presente sintomatología visible (tos) pero a la larga puede producir neumonías u otros problemas respiratorios
  2. Si lo que disminuye es la eficacia de la deglución, es decir, que no llega todo el alimento al estómago, la persona puede presentar malnutrición y/o deshidratación.
SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LA DISFAGIAGENERAL

  • Dificultad para controlar las secreciones orales o la salivación
  • Ausencia o debilidad de la deglución o tos voluntaria
  • Cambios en la calidad/tono de la voz (ronquera/afonía)
  • Movimientos disminuidos de la boca y de la lengua
  • Lengua caída/reflejos orales primitivos
  • Carraspera frecuente
  • Higiene oral pobre
  • Cambios en los patrones de alimentación
  • Temperatura elevada
  • Pérdida de peso y/o deshidratación
  • Infecciones respiratorias frecuentes.

CUANDO SE COME O SE BEBE

  • Lentitud para iniciar la deglución y/o retraso en la deglución (más de cinco segundos).
  • Descoordinación en los movimientos de masticación o deglución
  • Muchas degluciones para tragar un solo bocado
  • Colocar la comida en los carrillos
  • Regurgitación oral o nasal de alimentos/líquidos
  • Demasiado tiempo empleado para comer o beber
  • Toser o estornudar durante la alimentación.

TRAS LA INGESTA DE ALIMENTOS O BEBIDAS

  • Afonía o voz ronca
  • Fatiga
  • Cambios en el patrón respiratorio.

 

Valoración y tratamiento de la disfagia

El abordaje de la disfagia implica un trabajo multidisciplinar. El equipo puede incluir logopedas, gastroenterólogos, otorrinolaringólogos, neurólogos, médicos rehabilitadores, cirujanos, dietistas, radiólogos, geriatras, etc.

El trabajo conjunto entre el logopeda y el dietista-nutricionista es básico para asegurar una alimentación segura y eficaz. Esta alimentación tanto puede ser por boca (vía oral) como por sonda pero en todo caso debe proporcionar al paciente la nutrición e hidratación necesaria sin riesgo de atragantamientos.

En el caso de seguir una dieta por vía oral, el dietista-nutricionista la elaborará siguiendo las orientaciones del logopeda en cuánto a tipo de consistencias y texturas toleradas por el paciente. Además, el logopeda elaborará un programa de intervención para facilitar la deglución con estrategias posturales, maniobras de deglución, ejercicios de rehabilitación neuromuscular entre otros.

Qué debo hacer si detecto una posible disfagia

Si detectas que alguien de tu entorno presenta signos relacionados con una posible disfagia te recomiendo que acudas al médico para que este pueda derivarlo al logopeda. Una vez el logopeda haya realizado una exploración y evaluación completa, si el caso lo requiere, realizara unas sesiones de rehabilitación con el objetivo de proporcionar maniobras y técnicas que permita al paciente realizar una deglución segura y eficaz.

También le proporcionará unas pautas alimenticias. Estas pautas determinarán las texturas y volúmenes óptimos para la alimentación. Una vez usted tenga esas pautas deberá asistir a la dietista-nutricionista para que le estructure una dieta que cumpla los requisitos de texturas y que a su vez sea variada i proporcione todos los nutrientes necesarios para una alimentación correcta.

Bibliografía

  • Bailey, R; Stoner, J, Angell, M i Fetzer, A. (2008). School-based Speech-language pathologists’ perspectives on dysphagia management in the schools. Language, speech and hearing services in schools, volum 39, pp:441-450.
  • Bascuñana, H i Gálvez Koslowski, S. (2003). Tratamiento de la disfàgia orofaringea. Rehabilitación. (num37), pp: 40-54.
  • Bleeckx, D. (2004). Disfagia: evaluación y reeducación de los trastornos de la deglución. Madrid: McGraw-Hill.
  • Clavé, P., Terré, R. i Serra, M. (2004). Aprroaching oropharyngeal dysphagia. Revista espanyola de enfermedades digestives. Volum 96 (num 2), pp: 119-131.
  • Clavé, P., Viridiana, M., Quer, M., Castellví, JM. i Almirall, J. (2007). Diagnóstico y tratamiento de la disfàgia orofaríngea  funcional. aspectos de interès para el cirujano digestivo. Cir esp. 82 (2), pp: 62-76.
  • Logemann, J. Evaluation and Treatment of Swallowing Disorders
  • Midge Kirby, M.S; Richard J. Noel. (2007). Nutrition and Gastrointestinal Tract Assessment and Management of Children with Dysphagia. Seminars in speech and language, volum 28 (num 3), pp:180-188.

1 COMENTARIO

  1. Un tema muy importante a tener en cuenta ya que este síntoma en las personas puede derivar como se explica a malnutrición por la dificultad que supone.
    Trabajo en un hospital como dietista-nutricionista y en las plantas de residencia donde los pacientes son ancianos este síntoma es muy común, y una buena alimentación con texturas adaptadas es fundamental para que esta no se vea afectada.

    Buen resumen sobre la disfagia!!
    Un saludo!!

Escribir una respuesta