Prevención de la obesidad

prevencion obesidad
prevencion obesidad
Prevención de la obesidad

Los objetivos principales de la prevención de la obesidad son disminuir el desarrollo de sobrepeso en individuos en riesgo con peso normal, evitar que el individuo que padece sobrepeso llegue a ser obeso, e impedir la ganancia de peso en aquellos con sobrepeso y obesidad que han conseguido perder peso. Sugerencias para la prevención de la obesidad:

Embarazo

  • Intentar normalizar el IMC antes de quedarse embarazada.
  • No fumar.
  • Ejercicio moderado.
  • En diabetes gestacional, control meticuloso de la glucemia para evitar macrosomía y/o malformaciones fetales.

Lactantes

  • Fomentar la lactancia materna durante un período mínimo de 3 meses.
  • Retrasar el inicio de bebidas azucaradas.

Familia

  • Comer en un lugar fijo con la dedicación de tiempo necesaria.
  • No saltarse comidas, en especial el desayuno.
  • No ver la televisión mientras se come.
  • Utilizar platos pequeños para servir las raciones.
  • Evitar beber refrescos o zumos azucarados a diario.
  • Restringir a <2-3 horas el tiempo dedicado a ver televisión, videojuegos y ordenador.
  • Restringir el consumo de bollos, helados, palomitas, golosinas, aperitivos, etc.
  • Fomentar un mayor consumo de frutas y hortalizas (eslogan “5 al día”).

Colegios

  • Revisar las máquinas expendedoras para que sirvan sólo productos saludables, agua y refrescos sin azúcar.
  • Evitar contratos comerciales con empresas que sirvan refrescos, golosinas, bollos, chucherías, etc.
  • Instalar fuentes de agua en diferentes lugares del recinto escolar.
  • Instruir a los profesores en educación nutricional, incorporando estos conocimientos en el currículum escolar del alumno.
  • Control de calidad nutricional de los comedores escolares.
  • Realización diaria de ejercicio físico (mínimo 30-45 min), no competitivo, fomentando los deportes de grupos y explicando los beneficios saludables de la práctica regular de actividad física.
  • Educar a los niños desde la etapa preescolar hasta el bachillerato acerca de una alimentación saludable y estilos de vida apropiados.
  • Favorecer el empleo de transporte público para acudir al colegio, con rutas seguras para viandantes o carril-bici.
  • Controlar los puestos de golosinas, helados, etc, en las proximidades de los colegios.

Comunidad

  • Incrementar los espacios de recreo para los niños y adultos de todas las edades.
  • Desaconsejar siempre que sea factible el empleo de ascensores o escaleras mecánicas.
  • Proporcionar información de cómo aprender a comprar y seleccionar los alimentos más saludables, aprendiendo a interpretar la información nutricional de las etiquetas.

Personal sanitario

  • Explicar los condicionamientos genéticos y ambientales que pueden predisponer a la obesidad del niño.
  • Consejos adecuados sobre la introducción progresiva de alimentos.
  • Controlar adecuadamente las curvas de crecimiento-peso, observando cualquier desviación del percentil correspondiente.
  • Instrucciones a los padres sobre alimentación y estilo de vida saludables.
  • Identificación de situaciones de riesgo de obesidad: embarazo, lactancia, menopausia, abandono del tabaco, cese de actividad deportiva, fármacos relacionados con la ganancia de peso, situación vital estresante.
  • Identificación de trastornos del comportamiento alimentario y de la imagen corporal.
  • Incorporación de protocolos de detección de sobrepeso y obesidad, fomentando la medición directa de peso, talla, perímetro de la cintura, así como la identificación de factores de riesgo asociados a la obesidad.

Industria

  • Etiquetado nutricional adecuado, en especial de aquellos alimentos dirigidos a la población infantil, con colores que indiquen graduación de contenido en grasas o azúcares.
  • Fomentar juegos interactivos para niños para que aprendan a seleccionar alimentos.
  • En celebraciones, aportar también recursos de alimentos saludables.

Autoridades sanitarias

  • Reconocer a la obesidad como una enfermedad crónica de primera magnitud.
  • Incluir en la cartera de servicios de la Atención Primaria los programas de detección, diagnóstico y tratamiento del exceso de peso.
  • Encontrar fórmulas para ayudar a establecer programas saludables: tasas a alimentos que fomenten la obesidad y subvenciones a los más saludables.
  • Promocionar el consumo de frutas y hortalizas frescas.
  • Controlar la publicidad engañosa.
¡Mantente actualizado gratis!

Recibe en tu correo los últimos artículos y vídeos sobre nutrición y salud, recetas y menús saludables. Un máximo de 2 e-mails al mes con información útil y práctica.

Tu información no es compartida con terceros

2 COMENTARIOS

  1. Pienso que es importante incentivar el consumo de agua desde temprana edad, en los niños, para evitar el sobrepeso. Yo soy fanático del agua y la tomo desde que era muy pequeño, a esta edad (32) bebo un poco más de 2 litros de agua carbonatada mineral y como de todo sin ningún problema. Hay acostumbrar a los niños a preferir el agua a las bebidas.

  2. El enlace que incluyes, en España no se considera legalmente agua mineral. Dentro de las aguas comerciales se diferencian 3 tipos: aguas minerales, aguas de manantial y aguas potabilizadas.
    En el caso de Ciel, estamos hablando de agua potabilizada. Este proceso se realiza generalmente cogiendo agua del subsuelo o de la red pública en algunos casos y se la somete a un proceso de ósmosis para eliminar ciertos minerales (cal principalmente).
    Nosotros siempre recomendamos las aguas minerales naturales, las cuales no son sometidas a ningún tipo de proceso, salvo a un filtrado si el agua trae arenillas.

Escribir una respuesta