InicioCocinaAlimentaciónSal yodada: razones para usarla y prevenir el déficit de yodo

Sal yodada: razones para usarla y prevenir el déficit de yodo

El déficit de yodo puede suponer un problema de salud grave para nuestro organismo. En el feto y los niños pequeños, el yodo es un mineral esencial para un desarrollo saludable del cerebro. En los adultos, el déficit de yodo se relaciona principalmente con enfermedades de la tiroides como el bocio. Por este motivo, y siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se aconseja el consumo de sal yodada como mejor estrategia para prevenir el déficit de yodo

¿Qué es la sal yodada? 

Según la legislación técnico sanitaria española, la sal yodada es la sal a la que se le ha añadido yoduro potásico, yodato potásico, u otro derivado yodado autorizado por la Dirección General de Salud Pública. La adición de yodo debe asegurar la proporción conveniente para que el producto terminado contenga 60 miligramos de yodo por kilogramo de sal

Una de las sales más consumidas es la sal de origen mineral. Se puede obtener mediante evaporación vacuum y posteriormente se procesa para que pueda ser puesta en el mercado. En este proceso, es cuando se realiza la yodación de la sal. Un ejemplo de sal yodada obtenida por este método es la sal yodada de sal de Jumsal, que se obtiene de la Sierra del Carche, un paraje natural situado en Jumilla (Región de Murcia). 

¿Por qué consumir la sal yodada?

Los requerimientos de sal varían según la etapa de la vida. Según las recomendaciones de la EFSA, los adultos necesitamos 150μg de yodo mientras que en los niños esta cantidad varías de los 70 a los 130μg, según la edad. 

El hecho de que se haya legislado el yodo que debe tener la sal se debe a que la mayor parte de las personas necesitan una fuente adicional de yodo, pues este elemento se encuentra en cantidades relativamente pequeñas en los alimentos. De este modo, se pueden prevenir los problemas derivados del déficit de yodo

Pero… ¿Cuánta sal yodada puedo tomar?

En los últimos años, la sal ha sido demonizada debido a su relación principalmente con la hipertensión. Sin embargo, no es el consumo de sal, sino su exceso, lo que supone un problema para nuestro organismo. 

La recomendación de la OMS es no consumir más de una cucharadita de sal al día, que corresponde a unos 5 gramos de sal y que aportarían 2 gramos de sodio. Sin embargo, la OMS también asegura que mantener una ingesta adecuada de sal y utilizar sal yodada para llegar a los requerimientos diarios de este mineral no supone una contradicción. Esto se debe a que la concentración de yodo añadida a la sal ya está ajustada para que se pueda cumplir con las necesidades de la población sin sobrepasarlas. 

De este modo, podemos decir que consumir sal yodada siguiendo las cantidades diarias de sal recomendadas por la OMS nos puede asegurar un aporte de yodo suficiente. 

Consecuencias del déficit de yodo 

Como hemos dicho, el déficit de yodo puede suponer un riesgo para nuestra salud. Se trata de un mineral esencial en todas las etapas de nuestra vida y su consumo a través de la alimentación es la única forma que tenemos de aportarlo a nuestro organismo. A continuación detallamos algunas de las consecuencias indicadas por la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, que puede tener el déficit de yodo para la salud

  • En el feto: aumento del número de abortos y partos prematuros, malformaciones congénitas, aumento de la mortalidad perinatal, cretinismo neurológico, deficiencia mental, sordomudez.
  • En recién nacidos: cretinismo mixedematoso, enanismo, retraso mental, estrabismo, diplegia espástica, bocio neonatal, hipotiroidismo.
  • En niños y adolescentes: Bocio, hipotiroidismo juvenil, retraso del crecimiento, deterioro intelectual, retrasos psicomotores, problemas de aprendizaje, déficit de atención e hiperactividad.
  • En adultos: bocio y sus complicaciones, hipotiroidismo, tumores tiroideos, hipertiroidismo. 

Bocio por déficit de yodo 

Como se puede observar, uno de los problemas derivados del déficit de yodo en las distintas etapas es el bocio, es decir, el aumento de tamaño de la glándula tiroides. Esto se produce porque la tiroides necesita yodo para fabricar hormonas tiroideas. Al no tener suficiente yodo, la glándula hipófisis lo detecta y segrega más cantidad de hormona estimulante de la tiroides (TSH). Es entonces cuando la glándula tiroides empieza a aumentar su actividad y a aumentar de tamaño, produciendo el bocio. 

Algunos de los efectos que puede tener el bocio son la dificultad para respirar, la tos irritativa, la dificultad para tragar, ronquera e incluso puede producir cambios en la voz. 

Fuentes alimentarias naturales de yodo

Como hemos comentado anteriormente, hay algunos alimentos que contienen yodo. En este sentido, vemos que los mariscos y el pescado son fuentes naturales de yodo. Otra fuente natural de yodo son los lácteos. Sin embargo, su consumo no siempre asegura que el aporte de yodo sea suficiente para cubrir los requerimientos diarios. 

Por este motivo, la recomendación más segura de aportar el yodo necesario a nuestra dieta es mediante el empleo de sal yodada. Esto es especialmente importante en las dietas vegetarianas y veganas en particular. En el caso de las dietas vegetarianas, se podría contar con los lácteos como fuente natural de yodo pero no es así con las dietas veganas. 

¿Las algas son una fuente segura de yodo?

Otro caso que merece la pena comentar es el de las algas. En los últimos años han ido ganando popularidad en la alimentación occidental. Su cantidad de yodo es bastante elevada, de forma que podemos acabar sobrepasando de forma elevada las recomendaciones diarias que hemos comentado. En este sentido, de las algas más populares en la gastronomías, el alga nori, con 0,12 mg/g, es la que menos contenido en yodo presenta y el alga kombu la que más, con 4,35 mg/g de yodo.

Este exceso de yodo también puede derivar en problemas en la glándula tiroides como los que hemos estado comentando anteriormente, como puede ser el bocio

Por este motivo, la recomendación para cubrir las necesidades diarias de yodo es el uso de sal yodada, tanto en dietas vegetarianas, veganas como omnívoras. 

 

 

¡Mantente actualizado gratis!

Recibe en tu correo los últimos artículos y vídeos sobre nutrición y salud, recetas y menús saludables. Un máximo de 2 e-mails al mes con información útil y práctica.

Tu información no es compartida con terceros

PIDE CITA CON UN NUTRICIONISTA

Reserva ahora tu visita con un dietista-nutricionista de Alimmenta mediante videoconferencia. ¡Comienza hoy mismo a cuidarte desde tu casa!

Alimmenta dietistas-nutricionistas
En Alimmenta ayudamos a las personas a mejorar su salud mediante una alimentación natural y adaptada a las necesidades de cada paciente.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Menú semanal sin gluten para celiacos

¿Cómo debe ser un menú semanal saludable y equilibrado sin gluten? Si sufres la enfermedad celiaca (EC) o sensibilidad al gluten no celiaca, en...

DEJAR UNA RESPUESTA

¡Introduzca su comentario!
Por favor, escriba su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SÍGUENOS EN INSTAGRAM

TAMBIÉN EN YOUTUBE

Últimos artículos

NUTRICIONISTA ONLINE

dietista nutricionista online

Recibe gratis en tu correo información sobre alimentación y salud escrita por dietistas-nutricionistas.

Su e-mail no será compartido nunca con terceros