Normalmente solemos hacer un mal uso de la palabra “refresco”, utilizándola ‘a secas’ para referirnos a los refrescos azucarados y otras bebidas azucaradas que se comercializan con la palabra refrescante como reclamo publicitario.

Hace unas semanas, la OMS nos alertó con la previsión de una epidemia de obesidad para 2030, indicando que dentro de 15 años, 3 de cada 4 personas europeas presentarán exceso de peso. Además de la problemática de la obesidad, otras patologías como son las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y la caries, se relacionan directamente con la ingesta excesiva de azúcar, que en muchos casos se asocia al consumo frecuente de bebidas refrescantes azucaradas.

¿Cuánto azúcar y qué más lleva un refresco comercial?

La carga de azúcar de la mayoría de los “refrescos” comerciales es elevada: 20, 30 ó más de 40 gramos de azúcar por lata, según el refresco o bebida de que se trate. Las conocidas como “bebidas energéticas” pueden llegar a contener un 75% de azúcar. Puede que te resulte difícil imaginar a cuánto equivalen estas cantidades, así que si lo traducimos a medidas caseras, el típico refresco de naranja o limón puede contener  hasta 11 cucharaditas de azúcar, impresiona ¿verdad?

Otras veces nos encontramos con refrescos engañabobos, como es el caso de los que se comercializan dando a entender que son “sanísimos” por poner en su lista de ingredientes “estevia”. Ya sabéis, esos refrescos a los que les das la vuelta para curiosear el etiquetado y te sorprendes al ver que el primer ingrediente es azúcar y el último, casi de adorno, es estevia.

¡NO TE PIERDAS!:  Beneficios asociados al consumo de pescados y mariscos

Otro ejemplo es el de los “refrescos al toque de limón”, cuya composición real es zumo de limón a partir de concentrado (en cantidades de 0.1%). ¿No me crees? compruébalo en tu súper de confianza. En realidad, las etiquetas de estos refrescos dicen más verdades de las que crees.

Se mire por donde se mire, los “refrescos” no son la elección de bebida más saludable, ni tampoco lo son a la hora de hidratarse. Aportan gran cantidad de azúcares y ningún beneficio nutricional.

La bebida que debemos elegir para hidratarnos es el agua. Sí, el agua, aunque algunos se empeñen en camuflar a otras bebidas como “saludables” y ponerlas a su misma altura, ni caso.

¿Cuánta cantidad de agua se debe de beber al día?

Lo comenté hace poco aquí, debemos de beber todo el agua que nos apetezca, no existe una recomendación general sólida en este sentido, ya que las necesidades varían mucho de una persona a otra, dependiendo de su actividad física, situación geográfica, etc.

Una vez que tenemos la teoría clara, puede que la práctica de beber agua nos resulte un poco “insípida, incolora e inodora”. Así que para hacer más apetecible tu agua de bebida puedes tunearla y fabricarte tu propio refresco casero.

#RefrescoCasero

Es una iniciativa que nace de la inquietud de dos dietistas-nutricionistas, que pretenden concienciar a las personas sobre la importancia de beber agua y de evitar las bebidas azucaradas como bebida de hidratación. El movimiento trata de dar ideas para que cada persona se pueda fabricar su propio refresco casero saludable, mediante la difusión de recetas de aguas saborizadas con frutas, verduras, hierbas aromáticas, etc. El ingrediente principal debe de ser el agua (con o sin gas) y no de debe llevar azúcar añadido. Hay muchas maneras de dar dulzor al agua: con infusiones de canela, anís estrellado, coco, cacao puro, o añadiendo frutas dulces como piña y melón. ¡Las combinaciones son infinitas!

¡NO TE PIERDAS!:  Brocheta de pavo

Sabina Escortell, dietista-nutricionista y experta en gastronomía aplicada a la nutrición, es la autora de esta receta de refresco casero a base de verduras que además de hidratar aporta un extra de vitaminas y minerales a la bebida:

Refresco casero de caldo hervido valenciano al aroma del tomillo 

                                  sabina escortell  Foto:Sabina Escortell

Ingredientes:

1 Cebolla

2 Zanahorias

1 Patata grande

200g de Judías verdes

1/2 Brócoli

1/2 Coliflor

Tomillo limonero

Preparación:

Se lavan, se pelan y se trocean las verduras. Las ponemos en una olla y añadimos el agua justa para hervirlas. Cuando empiece la ebullición bajamos el fuego al mínimo y dejamos cocer a fuego lento. En cuanto esté la patata lista, retirar del fuego. Colamos el caldo y apartamos las verduras del hervido (listo para consumir). Dejaremos enfriar el caldo a temperatura ambiente y a continuación lo enfriaremos en la nevera.

A la hora de servir poner unas gotas de limón, unos cubitos de hielo y ¡listo!

Son muchos ya los que se han animado a fabricarse su propio refresco casero y subir la foto a twitter con el hashtag #RefrescoCasero, ¿a qué esperas para hacer el tuyo?

 

ref caasrer

#RefrescoCasero

 

¿Para qué comprar un té al limón cargado de azúcar y con un 0.1% de concentrado de zumo de limón, pudiendo hacer tu propio té al limón en casa? ¿Para qué darles a los más peques en una lata de refresco que contiene más de la cantidad de azúcar diaria que se le recomienda consumir?

Nota: Artículo redactado en colaboración con Victoria Fagúndez. Receta elaborada por Sabina Escortell. ¡Muchas gracias chicas!

¡NO TE PIERDAS!:  Gazpacho de sandía, receta refrescante

 

¡Mantente actualizado gratis!

Recibe en tu correo los últimos artículos y vídeos sobre nutrición y salud, recetas y menús saludables. Un máximo de 2 e-mails al mes con información útil y práctica.

Tu información no es compartida con terceros

8 COMENTARIOS

  1. Hola Laura,

    no estoy de acuerdo con la frase que se ha puesto de moda de no recomendar una cantidad mínima de ingesta de agua. La mayor parte de las personas tienen bien desarrollado el instinto para beber agua pero otras muchas no, ya sea por la edad, por el excesivo calor, medicamentos… Por otra parte, es difícil dar una recomendación que valga para todas las personas.

    Cada año muere gente (sobre todo ancianos) por problemas de deshidratación pero no por exceso de agua. Así que una recomendación de ingestas entre 1 y 2 litros de agua en adultos no creo que haga mal a nadie.

    Me ha gustado mucho el artículo y me parece super original el refresco. ¡Felicidades a las 3!

    • Hola Javier!

      Por supuesto, en niños y ancianos esta recomendación no sirve, como es el caso que comentas, y hay que ofrecer agua aunque la persona no tenga sensación de sed. Siempre dar recomendaciones generales es difícil y la indicación de beber como mínimo 1-2Litros de agua (6-8 vasos) me parece bastante buena.

      Me alegro de que te haya gustado la iniciativa y esperamos tu #refrescocasero!

      Saludos!

  2. Javier pues justamente yo estoy en desacuerdo con.que todo esté estandarizado por ejemplo, como.si tu cuerpo y el mio necesitaran la misma cantidad de agua….Si tuvieramos un.conocimiento más profundo de nosotros mismos, sabriamos” leer” las necesidades reales del cuerpo. Y sabriamos cuanto agua.necesito hoy, que seguramente será distinta a la de mañana.

    • Hola Judith!
      Efectivamente esa es la clave, ajustar las necesidades a cada persona. No tienen las mismas necesidades una persona sentada en una oficina con aire acondicionado, que una persona que trabaja al aire libre de pie, por ejemplo. 🙂

  3. Lo de los refrescos caseros me.encanta Laura!!! Así puedo saber todos los ingredientes que lleva, huir del azúcar y economizar utilizando ingredientes que tengo en casa. Además así no dan ganas de cola coca 😉 que da miedito tomarte algo que derrite un bistek.

    • Me alegro mucho de que te guste la iniciativa!! Y sí, la cocacola mejor usarla para desatascar tuberías! 🙂

DEJAR UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here