InicioSaludDigestivoEstreñimiento: cuando ir de vientre se convierte en un suplicio

Estreñimiento: cuando ir de vientre se convierte en un suplicio

El estreñimiento es un problema que no tiene mucha visibilidad. A veces, incluso se puede convertir en un tema tabú. Sin embargo, la realidad es que el estreñimiento puede afectar hasta un 20% de la población urbana. Si perteneces a esta parte de la población para la que ir de vientre se convierte en un suplicio, no dejes de leer estos consejos que te damos a continuación. 

¿Qué es el estreñimiento? 

Si bien es cierto que puede ser fácil de identificar, lo cierto es que hay varias definiciones de estreñimiento. De forma general se puede decir que vamos estreñidos si nos cuesta ir de vientre como mínimo 3 veces por semana. Además, las heces propias del estreñimiento son muy duras o en bolitas y cuesta expulsarlas.

No existe una frecuencia ideal de defecación. De hecho, hay personas que van 2 o 3 veces por día de forma regular. Sin embargo, si es importante prestar atención al estreñimiento, ya que muchas personas recurren a casi cualquier laxante para poder evacuar. Además, detrás del estreñimiento se puede estar enmascarando una enfermedad. 

El estreñimiento como síntoma de otra enfermedad 

En este sentido, es necesario pensar en el estreñimiento como un síntoma y no como una enfermedad. Por este motivo  lo que el primer paso debería ser siempre buscar la causa del estreñimiento. Por ejemplo, puede haber problemas de la motilidad, es decir, que el intestino no tenga fuerza propulsiva o bien se trate de una obstrucción, por lo que la visita con el especialista es fundamental. La causa del estreñimiento también podría tratarse de patologías digestivas como un síndrome de intestino irritable si se acompaña de dolor abdominal o SIBO producido por arqueas

Causas más comunes del estreñimiento 

Frutas y cereales

Sin embargo, las causas más habituales de estreñimiento que vemos en consulta no relacionadas con enfermedad sino con hábitos de alimentación y estilo de vida son los siguientes: 

  • Reprimir el reflejo evacuatorio.
  • Una alimentación baja en fruta, verdura, legumbres, frutos secos y semillas y farináceos integrales.
  • Ingesta insuficiente de agua. 
  • Escasa actividad física. 

Los cambios en los hábitos y el estilo de vida suelen ser claves para no reprimir el reflejo evacuatorio. Mantener una correcta actividad física y una alimentación equilibrada, donde la fibra, claro está jugará un factor clave. Por ello, si no estamos acostumbrados a consumir fibra, lo ideal es que vayamos incrementando su consumo de forma gradual. Esto ayudará a evitar que se produzca un aumento de gases, que puede ser mayor o menor en función de la fuente de fibra que comamos. Es decir, no es lo mismo consumir cebolla cruda o legumbres pocas cocidas que espinacas, ya que la digestión en el primer caso suele ser más “costosa”.

El seguimiento y la personalización ayudan al paciente a recuperar la normalidad en su tránsito intestinal. En estos casos, el uso de la escala de Bristol nos resulta de gran utilidad para conocer el grado de estreñimiento con detalle y también para poder valorar la evolución. 

Bebo agua, como fibra y hago ejercicio… ¿por qué voy estreñido?

Chico con dolor de barriga

Otras causas de estreñimiento pueden ser la diabetes, la obesidad, el hipotiroidismo o el consumo de ciertos fármacos como AINEs o levodopa. El estreñimiento puede tener incluso causa neurológica o estar relacionada con una una patología autoinmune como sucede en la celiaquía. Esto nos puede resultar extraño porque siempre se ha asociado con diarrea, pero también puede ser causa de estreñimiento crónico y suele asociarse a anemia ferropénica. Así que, si se presentan estos dos síntomas en una persona, como mínimo hay que pedir en sangre los anticuerpos de la celiaquía.

El hecho de insistir en las diferentes causas del estreñimiento es para que nos quedemos con la idea de que no vale automedicarse con cualquier laxante por más natural que sea o comprar siempre bollería integral para solucionar el problema. Lo realmente relevante sería buscar la causa del estreñimiento con ayuda de un especialista y a partir de allí tomar las medidas correspondientes. 

Bibliografía:

¡Mantente actualizado gratis!

Recibe en tu correo los últimos artículos y vídeos sobre nutrición y salud, recetas y menús saludables. Un máximo de 2 e-mails al mes con información útil y práctica.

Tu información no es compartida con terceros

PIDE CITA CON UN NUTRICIONISTA

Reserva ahora tu visita con un dietista-nutricionista de Alimmenta mediante videoconferencia. ¡Comienza hoy mismo a cuidarte desde tu casa!

Marisa Burgos
Licenciada en Nutrición en la UNSA, Máster en Nutrición y Alimentación por la Universidad de Barcelona y allí también he realizado el curso de perfeccionamiento en nutrición deportiva. Considero que la actualización constante es imprescindible para llevar a cabo una atención integral del paciente. 15 años de experiencia en consulta, colaboro con el Colegio de Dietistas-Nutricionistas de Cataluña y soy autora del libro: “Yo como, nosotros engordamos, ellos nos guían?”

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Menú semanal sin gluten para celiacos

¿Cómo debe ser un menú semanal saludable y equilibrado sin gluten? Si sufres la enfermedad celiaca (EC) o sensibilidad al gluten no celiaca, en...

DEJAR UNA RESPUESTA

¡Introduzca su comentario!
Por favor, escriba su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SÍGUENOS EN INSTAGRAM

TAMBIÉN EN YOUTUBE

Últimos artículos

NUTRICIONISTA ONLINE

dietista nutricionista online

Recibe gratis en tu correo información sobre alimentación y salud escrita por dietistas-nutricionistas.

Su e-mail no será compartido nunca con terceros