En los últimos 20 años, las raciones de nuestros platos han ido aumentado de forma excesiva, ingiriendo así muchas más calorías de las que deberíamos. Nuestros ojos van acostumbrándose a las raciones y, sin percatarnos, cada día vamos añadiendo un poco más de comida en el plato, alcanzando con el tiempo raciones más abundantes. Debemos aprender a escuchar nuestro estomago, que es quien realmente nos avisa de cuando estamos saciados.
Una de las consecuencias de este progresivo aumento de la cantidad de comida que ingerimos, es el sobrepeso o, en situaciones más extremas, la obesidad. Aun así, hay muchos más problemas de salud que derivan de este como podría ser hipertensión, diabetes mellitus tipo 2, colesterol o alteraciones del sueño, entre otras.
Una de las claves para seguir una dieta sana y equilibrada, no sólo se basa en comer de todo, sino también en controlar las raciones que ponemos en el plato. Nuestros sentidos también juegan un papel muy importante con la comida. El ejemplo perfecto podría ser un postre formado por una pieza de fruta entera u otro mismo postre dónde se han mezclado diferentes frutas cortadas. Éste último, con su diversidad de colores y la heterogeneidad de las formas, se vuelve mucho más apetecible. Es decir que la apariencia del plato es una buena arma para aprender a comer incluso esos alimentos que no nos agradan tanto o que llegados a un cierto punto, nos aburren.
Podemos elaborar un solo plato que contenga todos los nutrientes que necesitamos y en las cantidades adecuadas, manteniendo el sabor característico de cada alimento. De este modo, controlaremos la cantidad de cada uno de ellos pero a la vez jugaremos con los diferentes sabores y colores, eliminando esa sensación de monotonía que a veces hace poco apetecibles nuestros platos.
Para ello, podemos recurrir al sencillo y práctico “MÉTODO DEL PLATO” como guía cuando preparamos tanto el almuerzo como la cena. Se trata de dividir un plato en dos mitades y presentarlo de la siguiente manera:

  •  En la primera mitad, introducir los vegetales, que debemos ir combinando en crudo (ensaladas, tomates, zanahorias…) y cocidos (acelgas, judías verdes, champiñones, espinacas…). Éstos, tienen pocas calorías, por lo que hay que ingerirlos en mayor cantidad.
  • La segunda mitad del plato, hay que dividirla en dos cuartos:
  • El primer ¼ va a contener los alimentos que destacan por su elevado aporte de proteínas, como son la carne, el pescado y los huevos (que no deberían exceder a tres por semana). Por lo que se refiere a la medida de un filete de carne o pescado, éste debe ser no más grande del tamaño de la palma de la mano.
  •  El segundo ¼ estará compuesto por los carbohidratos: pasta, arroz, patata, i legumbres principalmente. La cantidad recomendada de éste tipo de nutrientes, es de una taza o el equivalente de un puño cerrado.

Todo lo mencionado, debe ir acompañado de, al menos, 2 litros de agua diarios y una pieza de fruta en cada comida.
De este modo podemos jugar con las raciones de los alimentos, ingiriendo más cantidad de los que contienen menos calorías y menor cantidad de los que contienen más, siempre siguiendo las recomendaciones y proporciones correctas.
Siguiendo el “MÉTODO DEL PLATO”, podemos llevar una dieta completa, variada y equilibrada que además nos ayudará a controlar nuestro peso. Nunca hay que olvidar la famosa frase de Hipócrates, Somos lo que comemos, pensamos y respiramos.

¡NO TE PIERDAS!:  Tratamiento de temas alimentarios en las revistas dirigidas a mujeres: ¿fuente de (des)información? (y II)

metodo del plato

 

Nuestra sonrisa depende de nuestro bienestar, nuestro bienestar depende de nuestra salud y nuestra salud depende de lo que comemos. ¡Aliméntate bien y sonríe!

¡Mantente actualizado gratis!

Recibe en tu correo los últimos artículos y vídeos sobre nutrición y salud, recetas y menús saludables. Un máximo de 2 e-mails al mes con información útil y práctica.

Tu información no es compartida con terceros
COMPARTIR
Artículo anterior10 mandamientos para la pérdida de peso
Artículo siguienteDietas milagro
Dietista-Nutricionista, Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Lleida y Máster en Nutrición y Metabolismo en Especialidad Clínica por la Universidad de Barcelona.

11 COMENTARIOS

    • Hola Julio,

      creo que el tema de los 3 huevos va más por dejar espacio a otro tipo de alimentos que por otras connotaciones como el colesterol que puedan aportar a la dieta. Una persona sedentaria puede comer 6 huevos a la semana pero muy probablemente estará dejando de comer otros alimentos (verdura, pescado, carne) que deben de tener presencia también en la dieta.

      Muchas gracias por tu comentario.

  1. Buen post, la verdad. Muy interesante aunque me temo que hay un pero: no involucréis a Nestlé en esto de la buena alimentación…no van por el mismo camino.

  2. Hola, vuestra pagina me parece muy interesante la verdad, orienta y ayuda a mejorar nuestra alimentación de forma correcta.
    MI CASO. soy diabético tipo dos durante bastante tiempo descontrolado, hace un año y medio me operaron del corazón, bueno básicamente por problemas arteriales, en mi caso un doble baypass, actualmente tengo contolada la diabetes, pero dada mi patología cardiaca tengo que estar bajo de colesterol LDL, y para conseguirlo tengo que ingerir LAS FAMOSAS ESTATINAS, y ni aum así consigo mantenerlo a los niveles que requiero 70 de LDL, pero los problemas con las estatinas surgen cuando te alteran el funcionamiento de los riñones, que es mi caso, también por supuesto la diabetes que padezco des de hace al menos 15 años. Me encuentro en una situación que no se que comer para poder llevar bien mi insuficiencia renal moderada, que tipo de alimentos RECOMENDADOS, NO RECOMENDADOS ¿que dieta puedo seguir? me prodrian orientar estoy procupado por este motivo GRACIAS.

DEJAR UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here