Halloween, que significa «All hallow’s eve», proviene del inglés y se refiere a la víspera de todos los santos. Hoy, día 31, recuperamos en España una costumbre  de origen celta, celebrada por los países anglosajones, para suplicar caramelos y lucir nuestros disfraces más terroríficos, (aunque para mí no hay nada más terrorífico que unos niños suplicando azucarillos). Que no os sorprendan si os tocan el timbre varias veces o si veis por las calles pandillas con calabazas de chocolate, fantasmas de chocolate y un largo etcétera. Por lo tanto, este fin de semana vamos a tener carga glucémica doble, por un lado las golosinas de los niños y por otro, los típicos dulces del Día de Todos los Santos, como los huesos de santo o los buñuelos de viento, los que están bien en su justa cantidad.

Los más mayores también gustan de disfrazarse y hacer sus típicas fiestas nocturnas, de rica gastronomía dedicada a la temática espeluznante de la noche y en la mayoría de los casos, acompañadas de bebidas alcohólicas. Hay que tener en cuenta que estar de fiesta no siempre significa optar por los alimentos más calóricos, un día es un día, pero si podemos planificar un menú bien pensado y que además no nos suponga dos horas más de ejercicio al día siguiente, ¿por qué no? Recordad que siempre tiene que haber un equilibrio entre el «GYM» y el «ÑAM».

Tips para Trick or Treat (truco o trato)

  • Si dejáis a vuestros niños ir en busca de golosinas, procurad que hayan hecho una comida o cena equilibrada y suficiente para que no se hayan marchado con hambre y estos snacks acaben siendo su plato principal. De este modo, ¡no tendrán tantas ganas de azucararse!
  • Organizad una reunión los padres de los niños que vayan a visitar/ ser visitados para que las golosinas sean saludables, como por ejemplo, frutas y verduras decoradas, pasteles típicos caseros …etc. Es preferible este tipo de trato antes que caer en el truco de comprar las cajas decoradas de chucherías que venden en todos los supermercados desde hace un mes.

¡Recetas aterradoras!

  • Ojos de queso espeluznantes: quesito redondo, aceituna negra sin hueso encima y unas gotitas de ketchup alrededor.
  • Salchichas dedo: salchicha con unas gotas de salsa de tomate y una almendra en forma de uña.
  • Plátanos fantasma: plátano cortado por la mitad con pepitas de chocolate a modo de cara de susto.
  • Calabaza engañosa: mandarina pelada con un trocito de apio en medio.
  • Cóctel de la bruja: batido de frutos del bosque (frambuesas, arándanos etc.)

Lo más importante de esta noche es pasar un buen rato con la familia y amigos, no dudéis en echar mano de vuestra imaginación para hacer los platos más aterradores y siempre podéis recurrir a libros de cocina o blogs como el siguiente, donde otra de nuestras compañeras nos propone más recetas para un  «healthy halloween».

Publicidad

¡Disfrutad!

Publicidad
¡Mantente actualizado gratis!

Recibe en tu correo los últimos artículos y vídeos sobre nutrición y salud, recetas y menús saludables. Un máximo de 2 e-mails al mes con información útil y práctica.

Tu información no es compartida con terceros

DEJAR UNA RESPUESTA

¡Introduzca su comentario!
Por favor, escriba su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.