Comer pescado forma parte de la cultura de muchos lugares. Una cultura con orígenes ancestrales que se inicia con la captura, artesanal o de actual piscifactoría, pasa por manos expertas en el método de envasado de conserveras tradicionales a las más punteras, y terminan siendo elemento clave de muchas recetas gracias a la rica gastronomía que nos ofrecen los diversos y versátiles productos del mar. En algunas poblaciones es una fuente muy importante de energía y nutrientes esenciales. Veamos qué beneficios nos aporta su consumo desglosado por macro y micronutrientes.

Este post es generalizado ya que existen diferencias notables en la composición bromatológica de una especie a otra, según la época del año de su captura, según el método de conservación, las técnicas de cocinado, etc, que pueden variar o alterar algunos de sus nutrientes.

Antes de enumerar los beneficios quiero recordar que no son beneficios otorgados al azar, detrás de las declaraciones de salud de un alimento están los organismos encargados de dar validez, tras estudios científicos, y luz verde para que se divulguen dichos beneficios para la salud entre la población.

Publicidad

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), es el organismo responsable de verificar la fundamentación científica de las declaraciones de propiedades saludables presentadas.

Hasta el momento, la EFSA ha emitido opiniones científicas acerca de los beneficios para la salud derivados del consumo de determinados compuestos y en determinadas condiciones. Las declaraciones de propiedades saludables deben basarse en pruebas científicas generalmente aceptadas. Por consiguiente, no deben autorizarse las declaraciones de propiedades saludables cuyo fundamento científico no haya sido evaluado favorablemente por la autoridad por no haberse determinado una relación causa-efecto entre una categoría de alimentos, un alimento o uno de sus constituyentes, y el efecto declarado.

Muchos de esos compuestos forman parte de la composición de los productos de la pesca y de la acuicultura, como son las proteínas, los ácidos grasos esenciales omega-3 de cadena larga (EPA y DHA), vitaminas y minerales.

Una vez explicado esto procedo a enumerar y describir los distintos macro y micronutrientes de los pescados y mariscos y los beneficios asociados a su consumo:

Ácidos grasos omega-3 de cadena larga (EPA y DHA).

Hay evidencias científicas convincentes de los beneficios para la salud derivados del consumo de pescado, y asociadas a la ingesta de ácidos grasos esenciales omega-3 de cadena larga:

  • Reduce el riesgo de muerte por enfermedad coronaria ya que contribuyen al funcionamiento normal del corazón.
  • Mejora el desarrollo neurológico en los lactantes y niños pequeños cuando el pescado es consumido por la madre antes y durante el embarazo.
  • El ácido docosahexanoico (DHA) contribuye a mantener el funcionamiento normal del cerebro y al mantenimiento de la conservación de la visión en condiciones normales.
Proteínas.

Contribuyen a:

  • Aumentar y mantener la masa muscular.
  • El mantenimiento de los huesos en condiciones normales.
Minerales.
  • Calcio. Contribuyen a la coagulación sanguínea, al metabolismo energético, al funcionamiento de los músculos y de la neurotransmisión, al funcionamiento correcto de las enzimas digestivas, al proceso de división y diferenciación celular, y al mantenimiento de los huesos y dientes en condiciones normales.
  • Fósforo. Contribuye al metabolismo energético, al funcionamiento de las membranas celulares, al mantenimiento de huesos y dientes en condiciones normales.
  • Hierro. Contribuye a la función cognitiva, al metabolismo energético, la formación de glóbulos rojos y de hemoglobina, el transporte de oxígeno en el cuerpo, el funcionamiento del sistema inmune, disminuye el cansancio y la fatiga.
  • Magnesio. Disminuye el cansancio y la fatiga, contribuye al metabolismo energético, al funcionamiento del sistema nervioso, al funcionamiento de los músculos, a la síntesis proteínica, a la función psicológica, al mantenimiento de huesos y dientes en condiciones normales y al proceso de división celular.
  • Manganeso. Contribuye al metabolismo energético, al mantenimiento de los huesos y a la función del tejido conectivo.
  • Potasio. Contribuye al funcionamiento del sistema nervioso, músculos, y al mantenimiento de la tensión arterial.
  • Selenio. Contribuye a la espermatogénesis, al mantenimiento del cabello y uñas, al funcionamiento del sistema inmune, a la función tiroidea y a la protección de las células frente al estrés oxidativo.
Vitaminas.
  • Niacina (vitamina B3). Contribuye al metabolismo energético, a la función psicológica, al mantenimiento de la piel y mucosas y a disminuir el cansancio y la fatiga.
  • Las vitamina B6 y B12 contribuyen a la síntesis de cisteína, al metabolismo energético, al funcionamiento del sistema nervioso, del sistema inmune, la formación de glóbulos rojos, homocisteína, metabolismo de las proteínas y el glucógeno, contribuye a la función psicológica, y a disminuir el cansancio y la fatiga.

Bibliografía.

  1. Guía de las cualidades nutricionales de los productos procedentes de la pesca extractiva y de la acuicultura: binomio riesgo-beneficio. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.
  2. Base de datos BEDCA (Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad). Bedca.net
  3. Base de datos FROM (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente). From.es
  4. EFSA. Efsa.europa.eu
  5. IoM (Institute of Medicine), 2005. Dietary Reference Intakes for Energy, Carbohidrate, Fiber, Far, Fatty Acids, Cholesterol, Protein, and Amino Acids. The Nationel Academies Press, Washington DC, 1331 pp.
  6. Carlson SE, Neuringer M and Reisbick S, 1997. Assessment of infant visual and cognitive function in relation to long chain polyunsaturated fatty acids. Editions Roche, Basel, Switzerland.
  7. Colombo, J., Kannass, K.N., Shaddy, D.J., Kundurthi, S., Maikranz, J.M., Anderson, C.J., Blaga, O.M. & Carlson, S.E. 2004. Maternal DHA and the development of attention in infancy and toddlerhood. ChildDevelopment, 75:1254-1267.
  8. Oomen, C.M., Feskens, E.J., Rasanen, L., Fidanza, F., Nissinen, A.M., Menotti, A.M., Kok, F.J.&Kromhouit, D. 2000. Fish consumption and coronary heart disease mortality in Finland, Italy, and the Netherlands. American Journal of Epidemiology, 151:999-1006.
  9. Cohen, J.T., Bellinger D.C, Connor, W.E., &Shaywitz, B.A. 2005. A quantitative analysis of prenatal intake of n-3 polyunsaturated fatty acids and cognitive development. America Journal of Preventive Medicine, 29(4):336-374.
  10. Daniels, J.L., Longnecker, M.P., Rowland A.S., & Golding, J. 2004. Fish intake During pregnancy and early cognitive development of offspring. Epidemiology, 15:394-402.
Publicidad
¡Mantente actualizado gratis!

Recibe en tu correo los últimos artículos y vídeos sobre nutrición y salud, recetas y menús saludables. Un máximo de 2 e-mails al mes con información útil y práctica.

Tu información no es compartida con terceros

DEJAR UNA RESPUESTA

¡Introduzca su comentario!
Por favor, escriba su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.