Fiebre infantil (2ª parte): no se puede comer de todo

0

Si los mecanismos que la regulan están híper-reactivos, no podemos esperar una respuesta equilibrada del organismo frente a los desencadenantes habituales.

  • ¿Qué podemos hacer durante el proceso febril?
  • ¿Cómo utilizar los anti-piréticos?
  • ¿Cómo podemos prevenir la fiebre?
  • ¿Sabéis de los efectos anti-inflamatorios de la dieta mediterránea?
  • No se conocen los efectos indeseables de muchos alimentos industriales.

Este post es continuación de otro anterior titulado: Fiebre en niños ¿Los alimentos no adaptados la descontrolan? y que ha sido publicado en esta misma revista hace unos días.

¿Qué podemos hacer durante el proceso febril?

Bebamos agua fresca, que será lo que más frecuentemente demande el niño. Si lo prefiere infusiones con el fin de limpiar la “suciedad” acumulada. Infusiones de plantas que tradicionalmente se han utilizado para estos menesteres, con propiedades depurativas como: agua de manzanilla, agua de limón, te verde, menta-poleo, tomillo, etc.

Descansemos y dejemos que se manifieste una postración saludable, que ayude a resetear o a reiniciar a nuestros sistemas defensivos.

Dejemos que el calor que caracteriza a la fiebre, pueda transpirar a través de la piel, cuyas glándulas sudoríparas podrán actuar como otro mecanismo de limpieza.

Beber agua fresca
Vaso de agua con limón

Utilicemos paños húmedos o una esponja con agua tibia, para ayudar a controlar la temperatura o mitigar el malestar que produce. Mantengámonos más o menos ligeros de ropa según nos pida el organismo.

Descartad signos de gravedad

Establezcamos el grado de afectación y descartemos signos de gravedad de la enfermedad, en cuyo caso nos pondríamos en contacto con el pediatra.

En caso de tener la sensación de que el proceso está bien controlado, de que el niño se está defendiendo bien, dejemos al organismo que lleve la iniciativa. Entendamos sus mecanismos, ayudémosle a hacer limpieza y colaboremos a equilibrar sus mecanismos alterados.

¡NO TE PIERDAS!:  Productos comerciales infantiles: ¿el lobo feroz?

La fiebre habrá sido un proceso saludable, que nos deja el organismo limpio y listo para realizar de nuevo sus funciones correctamente. ¡No lo volvamos a ensuciar!

¿Cómo utilizar los anti-piréticos?

No es mi intención en este post, profundizar en el tratamiento medicamentoso de la fiebre, sino de destacar los aspectos saludables que nos proporciona y señalar los condicionantes que desregulan y alteran su función limpiadora y defensiva.

Si el “medio interno” de los órganos y tejidos tienen un estado de pro-inflamación, y los mecanismos que regulan la fiebre están híper-reactivos, no podemos esperar una respuesta equilibrada y adecuada del organismo frente a los agresores y desencadenantes habituales.

Fiebre infantil
Jarabe para la fiebre infantil

Hay una situación de desequilibrio del sistema defensivo, y el organismo no responde adecuadamente.

En estas situaciones de híper-respuesta febril con notable afectación del estado general, y síntomas molestos e incapacitantes, nos obligará a utilizar fármacos anti-térmicos.

En estas circunstancias patológicas, con un estado pro-inflamatorio y una predisposición a la Híper-respuesta, actuaremos tal como nos indican en las guías de tratamiento antipirético convencional.

A continuación os pongo la conexión de varias guías en las que podéis ver como pueden utilizarse los antitérmicos y cual es la dosis adecuada: Cómo tomar la temperatura de su hijo, ¿Qué hacer cuando el niño tiene fbre?, Fbre en la infancia.

¿Cómo podemos prevenir la fiebre infantil?

No sobrecarguemos al organismo con alimentos no apropiados que generan antígenos y sustancias extrañas, que actúan como disruptores hormonales y enzimáticos, que confunden a los mecanismos defensivos.

¡NO TE PIERDAS!:  Comida para bebés y seguridad alimentaria

Utilicemos alimentos para los que hemos sido diseñados. Sigamos la dieta Patrón.

La Dieta Mediterránea Tradicional es nuestra Dieta Patrón. Nos ayudará a configurar y establecer adecuadamente nuestro sistema defensivo.

¿Sabéis de los efectos anti-inflamatorios de la dieta mediterránea?

Son ya múltiples los estudios que están comprobando dichos efectos. Destaca el estudio Predimed, que ha comprobado como una dieta de calidad nutricional es capaz de revertir y mejorar los síntomas inflamatorios que originan las enfermedades cardiovasculares.

Quizá tan importante como los efectos beneficiosos de los alimentos saludables, es la limitación o eliminación de alimentos para los que no estamos preparados.

No se puede comer de todo un poco, ¡No!

Hay muchos – mal llamados –  alimentos que se deben limitar o eliminar.

La Dieta Mediterránea ha sido proclamada como Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Dieta tradicional
Mercado de frutas

Su prestigio como dieta de alimentación está fuera de toda duda, y sin embargo cada vez estamos más lejos de su cumplimentación. Hacer Dieta Mediterránea no es comer frutas y verduras de vez en cuando, y olvidarse de todo lo demás. Hay muchos alimentos que no han sido probados, no han sido estudiados, no han sido testados y no son adecuados para el consumo del ser humano.

No se conocen los efectos indeseables de muchos alimentos industriales.

¿Por qué no se someten a estudios exhaustivos como los fármacos?

En necesario controlar a la alimentación Híper-industrial, y a todos los nutrientes que lleva asociados.

¡NO TE PIERDAS!:  Leche materna. Para mi bebé ¡lo mejor!

Son en general alimentos procesados, que han sido frecuentemente esterilizados, para desproveerlos de sus fermentos y a los que se han añadido aditivos químicos. Se reconocen fácilmente, ya que su cascara o envoltura es de plástico o de cartón.

Tienen pocas probabilidades de fermentar, y han sido diseñados para el consumo humano sin estudios previos, que adecuadamente se exigen para comercializar nuevos fármacos o medicamentos.

Ya va siendo hora de que nuestras autoridades y nuestros científicos, dejen de pastelear con la industria, y dejen de influenciarse por sus lobbies y pidan más garantías de compatibilidad a los nuevos alimentos diseñados por la industria, que no parecen apropiados a la especie humana y en particular a los niños.

Es necesario volver al mercado local y a la tienda del barrio, para proveerse de alimentos frescos y perecederos, a ser posible de temporada y preferentemente de nuestra zona.

Hagamos ayunos regularmente

Hagamos ayunos regularmente, para ayudar a hacer limpieza  de nuestro organismo. Él mismo nos lo indicará cuando notemos que estamos empachados o faltos de apetito.

Esta situación es muy frecuente en los niños que necesitan ayunar frecuentemente, manifestándose por una falta de apetito o empacho, que no es otra cosa que la necesidad que tiene el organismo de limpiar y eliminar los disruptores o sustancias extrañas que les proveemos inadecuadamente con la alimentación.

¿Qué coméis? ¡Y si probamos a comer bien, como manda la madre naturaleza! ¡La fiebre vuelve a ser saludable!

 

¡Mantente actualizado gratis!

Recibe en tu correo los últimos artículos y vídeos sobre nutrición y salud, recetas y menús saludables. Un máximo de 2 e-mails al mes con información útil y práctica.

Tu información no es compartida con terceros

DEJAR UNA RESPUESTA