Yo creo que para comer sano y rico viene bien saber cocinar. No es necesario cocinar nivel abuela, pero si saber defenderse, poder llegar a unos mínimos.

A mi me sorprende que haya gente que compra cremas de brick porque no sabe hacerlas. Eso es triste. Para hacer una crema tampoco hace falta ser ingeniero aeronáutico, ¿eh?. También me da rabia interiormente lo de «yo no tengo tiempo para cocinar», me suena igual que si alguien me dijera «yo no tengo tiempo para lavarme los dientes». Me parece un básico vital, algo que haces y ya está, algo que si o si tienes que integrar en tu vida. Y una cosa ¿no os dan asco esas cremas? ¿vosotros os hacéis una idea remota de lo que knorr o gallina blanca pueden haber metido ahí? vamos, yo cremas no las pido ni en un restaurante de poca confianza. Creo que nadie que haya tenido relación con la hostelería lo hace. Quedaos con el dato.

Vale que hay días que estamos fuera de casa y no podemos lavarnos los dientes, y a lo mejor nos comemos un chicle para compensar, sabiendo que no es lo mismo. Pues también a veces comeremos algo a salto de mata porque ese día no se ha podido hacer más. Pero de ahí a que sea algo diario y recurrente, y nos parezca bien y no veamos el problema. hay un trecho.

Publicidad

Si «no tienes tiempo» de cocinar, tendrías que buscarlo y revisar tus prioridades, sinceramente. Si es que te interesa llevar una alimentación saludable (aquí quedan excluidos los que viven en el hotel materno/paterno y los que tienen servicio en casa, me refiero a adultos normales).

A poco que te organices, puedes hacer comidas en menos de 15 minutos de «trabajo efectivo». Mientras algo se cuece, no es necesario que te quedes mirando, puedes hacer otras cosas mientras: colocar la nevera, poner lavadoras, tender, barrer la cocina, colocar la vajilla, hacer la lista de la compra, o mirar el whassap.

Algunas ideas para rentabilizar el tiempo del proceso de alimentarse:

ORGANIZARSE LA COMPRA

Aquí no os voy a explicar como hacer una compra saludable, si no como hacer una compra organizada. A quien no cocina nunca no le voy a pedir que haga el menú semanal, porque me imagino que para ello se tendría que pedir en el trabajo el día de asuntos propios por lo menos. Pero aún sin eso tampoco es tan difícil realizar una mínima previsión:

  • Verdura y fruta: es lo primero que tienes que asegurarte de tener, los básicos más lo de temporada.
  • Fondo de despensa: arroz, pasta (no pongo otros cereales porque si no cocinas no espero que compres mijo…), legumbres, aceite, sal, conservas (de legumbres, tomate al natural, pimientos del piquillo, espárragos), frutos secos. Tofu, soja texturizada, seitán (quien lo consuma)
  • Pan integral

Veganos, podéis dejar de leer aquí.

  • Lácteos: leche y yogur natural, algún queso y mantequilla si te gusta. Fin de la lista, el resto es porquería en este apartado.
  • Huevos.

Despedimos a los ovolactovegetarianos.

  • Carne: poca, que no es sostenible y no necesitas tanta. Mejor de calidad y poca cantidad que esa pseudocarne que consumís la mayoría.
  • Pescado: azul pequeño es el más aconsejable, congelado también es una opción. Para comprar panga, no comías pescado.

Si no cocináis, intuyo que vuestra compra lejos de ser como esta, es un batiburrillo de cosas envasadas listas para abrir y comer (no, no me he olvidado de las bebidas ni de las magdalenas, es aposta).Pues cambio de chip.

Pensad que a día de hoy podemos hacer la compra online en casi cualquier super, lo que ahorra tiempo, ahorra comprar cosas no previstas y ayuda a no salirse de la lista, y te lo traen a casa. Y la podemos hacer cualquier día de la semana y a cualquier hora. Además la mayoría de plataformas nos permiten guardar nuestra lista de básicos, lo que acelera aún más el proceso. Eso si, yo al menos la verdura y fruta la compraría en un mercado o una tienda física.

Aquí tenéis unos cuantos ejemplos de listas de la compra de gente solvente.

ORGANIZACIÓN DE LA COCINA

Las cocinas monísimas donde todo está muy bien guardado son poco prácticas. Cosas esenciales:

  • Una tabla decente: grande, que he visto casas que en vez de tablas de cortar tienen sellos. Una tabla enorme, a ser posible que esté siempre en la mesada y no haya que sacarla. A poder ser debe estar junto a los fogones, para controlar las cocciones mientras preparamos los ingredientes.
  • PMB-13-2Cuchillos: se puede vivir con dos cuchillos, un cebollero y una puntilla, pero por dios que corten. He visto cucharas más afiladas que los cuchillos de algunas casas. Así no se puede. Dos cuchillos en condiciones y un pelador. Una buena idea son las barras magnéticas para tener a mano las herramientas, además en ellas los cuchillos se desfilan menos que en esos antihigiénicos tacos de madera con agujeros que le regalan a la gente que se casa. Que horror.
  • Ensucia-limpia: en las esperas de los procesos de cocción, limpia, recoge, cambia la bolsa de la basura, friega los cacharros sucios. Cuando termines de cocinar no debe haber nada sucio además de los cacharros ocupados por la comida. El mecanismo del estropajo y la bayeta, una vez lo entiendes tampoco es tan complicado.
  • Herramientas de uso cotidiano: (turmix, ralladores, picadoras) deben estar a mano. Nunca, bajo ningún concepto, guardadas en su caja, así no hay quien se ponga. Que solo sea coger y usar.
  • Olvida las monadas y trastos: objetos de decoración en las cocinas NO, eso solo en las cocinas que no se usan, o en las de muchos metros cuadrados. Si hay que tener algo en la mesada, además de tabla y cuchillos, que sean las especias que más usamos, el aceitero, la sal… cajitas de lata supercuquis y demás florituras estorban.

LA HORA DE COCINAR

Ordena las tareas de forma inteligente, seguro que juegas a videojuegos que requieren mayor estrategia.

  • Primero lo que más tarda: esto es una obviedad, pero si vas a hervir algo lo primero es poner el agua al fuego, no cortar todas las verduras. Mientras las cortas el agua se puede ir calentando.
  • Cocina más cantidad: el congelador es para eso, no para guardar helados infames y cubitos.
  • Preveé: no cuesta tanto dejar por la noche garbanzos a remojo o arroz integral. O sacar uno de esos tuppers del congelador.
  • Aprende a usar una olla expres, por favor: la excusa del miedo es patética. ¿No vas en coche? Pues ojo, que mata bastante más gente cada año que la olla.
  • Usa todo lo que tienes: puedes tener más de un fuego encendido a la vez, ninguna ley lo prohibe.
  • Usa google: no sé porque lo usáis para todo y no se os ocurre usarlo para ver como narices se hace el hummus o un caldo. O la crema esa que compráis de brick (para ser sinceros, para saber como se hace una crema debería bastar con el poder de deducción, pero bueno…)
  • Los ingredientes se cortan en el orden de cocción, y van directos de la tabla a la olla o sartén (que habremos puesto a calentar antes de empezar). Mientras cortas la berenjena, la cebolla se tiene que ir pochando. Eso de colocarlo todo en miniboles y luego ir añadiéndolo es cosa de programas de cocina, la vida real no es asi ¿tu has visto a tu madre/padre/abuela colocar las cosas en miniboles? Pues eso.
  • Si el cubo de basura está lejos, ponte un recipiente junto a la tabla para ir tirando desperdicios. Hacer veinte viajes al cubo es perder tiempo, y además vas a pringar todo. También puedes traértelo a tu lado, si no te estorba para moverte.

¿Qué es lo mínimo que habría que saber cocinar para sobrevivir dignamente? ensaladas, caldos, potajes de legumbres y de patata, arroces más allá del arroz hervido, salsas nivel salsadeloquehayaenlanevera sin latas y por supuesto sin tomate frito, preparaciones alternativas con legumbres, elaboraciones variadas con verduras frescas más allá de la ensalada (salteados, cremas, woks, planchas, horno, salsas, hervidos…). Y si cocinais carnes y pescados, tratarlos con un mínimo de dignidad, evitando la frecuente sobrecocción a la que somete todo hijo de vecino por lo general a los pescados. Podéis buscarlo en youtube como se sabe el punto correcto, es mucho más fácil verlo que explicarlo.

Tu vida no parece mucho más interesante porque «no tengas tiempo» de cocinar y te alimentes de cosas envueltas en plástico. En serio. Es un plus como humano funcional ser capaz de hacerse la comida.

1358354936690

Publicidad
¡Mantente actualizado gratis!

Recibe en tu correo los últimos artículos y vídeos sobre nutrición y salud, recetas y menús saludables. Un máximo de 2 e-mails al mes con información útil y práctica.

Tu información no es compartida con terceros

22 COMENTARIOS

  1. Muy buen artículo y seguro que muy esclarecedor para más de uno. También soy de la opinión de que si no cocinas en casa, estás bien jodido a nivel nutricional porque, salvo que te gastes mucho dinero y te recorras media ciudad para elegir los mejores alimentos (pre)cocinados, la mayoría de los productos procesados son basura, como bien dices. Me ha llamado mucho la atención lo de las cremas de los restaurantes… ¿qué es lo que le echan para que no te fíes ni en restaurantes buenos?

    • Hola Lara,

      no he dicho «restaurantes buenos», he dicho «restaurantes de confianza», no es lo mismo.
      En cosas trituradas es común echar aquello que no darías sin triturar. El mejor género no va a las cremas habitualmente (es obvio) y suelen ser platos de aprovechamiento de restos a menudo dudosos. Igual que las mejores frutas no van a la industria del zumo, etc. En general, desconfía de los mejunjes triturados, salvo sitios de confianza.

  2. Hola Laura, felicidades por el artículo, ya que es algo que nos encontramos frecuentemente en la consulta.

    Sin embargo, y si me permites la crítica con ánimo de ser constructiva, me chirría un poco el tono, en párrafos como: «Usa google: no sé porque lo usáis para todo y no se os ocurre usarlo para ver como narices se hace el hummus o un caldo. O la crema esa que compráis de brick (para ser sinceros, para saber como se hace una crema debería bastar con el poder de deducción, pero bueno…)».

    Una de las primeras normas en educación para la salud es la empatía, el no juzgar, el saber transmitir desde una relación de ayuda.

    Te lo digo porque a mí me pasó una vez con un paciente, ya madurito, que le puse en la dieta tortilla francesa. Me dijo que cómo se hacía, y yo abrí los ojos como platos y le dije «¿¡no sabes hacer una tortilla francesa?!». A lo que él me contestó: «¿¿Vos saber arreglar un auto??».
    Sí, estoy contigo, la complejidad de ambas cosas no tiene color, pero….me hizo pensar…sobre todo porque no volvió; y quizás no fue por eso, pero me hizo plantearme la importancia de estas pequeñas cosas.

    Un saludo, y gracias por divulgar sobre esta bonita profesión que tenemos.

    • Hola Silvio,

      tengo varios registros, uno para escribir posts, otro para tratar pacientes en consulta, otro para hablar con mis amigos, otro para trabajos académicos… pierde cuidado.

  3. Estoy con Silvia. Las personas normales, con más o menos capacidad, habilidad, tiempo o gusto por cocinar podemos llegar a este tipo de artículos con la ilusión de coger ideas. El título te indica que tal vez puedes encontrar trucos para organizarte un poco mejor.

    Sin embargo, esas ideas sencillas y bien estructuradas que nos ofreces han quedado empañadas por tu actitud en este artículo. Es negativa, casi insultante. No ofreces ningún tipo de respecto hacia tus lectores (especialmente a los que pudiera interesar más este artículo). Y no lo entiendo. Los que organizamos menús semanales y listas de la compra no nos sentiremos ofendidos pero tampoco necesitábamos este artículo. Y quien sí lo necesita, vaya lo que se encuentra. Falta de empatía, falta de respecto y una actitud que, como profesional de la salud, deja mucho que desear.

    Me alegro de que tengas varios registros. Para hacer artículos de educación para la salud, mejor usa otro.

    • Puede decirse más alto pero menos claro. Pienso totalmente igual. Jamás iría a su consulta. Qué tía más desagradable.

  4. Esta claro que no todos los lectores tienen la piel tan fina, a tenor de lo muy compartido y leído que ha sido el post. Por suerte para mi 🙂
    Está claro que no eres mi target, Raquel.

    • Pues nada, sigue así y ojalá algún día no te quedes corta de targets! 😉
      A mí me ha gustado tu blog y no me he sentido para nada ofendida por el registro usado, como tú lo llamas, si bien no me ha agradado. Sin embargo sí que me ha defraudado tu reacción al feedback de otros lectores en este artículo que en mi opinión te han dado con respeto.
      Está claro que yo tampoco soy tu target!

  5. Pues a mí me ha molado el artículo y este tono desenfadado y medio provocativo con el que está escrito.
    No me he sentido para ofendida.

  6. A mi también me ha gustado, dice la verdad sin pelos en la lengua y el tono desenfadado se hace muy ameno. Muy buen articulo, que anima a ponerse las pilas.

  7. Yo no me he sentido ofendida, pero si me parece muy brusco y borde tu tono, incluidas las respuestas que das a los comentarios. Lejos de parecerme desenfadada (como me parece por ejemplo, el comidista, que se mete con sus lectores pero jamás te parecerá antipático) parece que has escrito profundamente cabreada. Ni Chicote en su peor pesadilla, vamos.
    Quizás seas muy buena nutricionista, pero como comunicadora, no molas. Lo siento.

  8. A mi me ha gustado el tono desenfadado y provocador. De todas formas Lucía tiene ese estilo que para nada es ofensivo, si directo y sin remilgos.

    Un saludo.

  9. Es la primera vez que entro en tu web y el primer artículo que leo tuyo. Confieso que me ha gustado y me ha hecho gracia, por ese tonillo de reprimenda que tiene. Llevas razón en lo que dices. Debemos organizar nuestras prioridades.
    Ahora bien, creo que no es lo mismo decirlo que escribirlo. Que los mensajes escritos dan lugar a interpretarlos con tonos y matices que no eran los que el emisor ha querido transmitir.
    Y también creo que, a priori, uno no debe acotar su target. Que a cuanta más gente llegues, mejor.
    Pero como hay mucha oferta en la web, a quien no le guste, pues que no vuelva, no? Ese es el riesgo que uno corre en todos los negocios, que guste más la forma de hacer y decir del vecino que la propia.
    Saludos

  10. Hola Lucía!

    Soy Alba Escudero, si que es verdad que hay gente que tiene la piel muy fina…porque a mi casi que me describes en el artículo y no me ha parecido ni ofensivo ni irrespetuoso ni nada por el estilo…! me he reído muchísimo y me hace ver todo lo que hago mal y tengo que cambiar y gracias a ti estoy cambiando!! me encanta como escribes y los consejos que das!

    Saludos!

  11. El tema me parece muy relevante y de antemano agradezco que compartas tus conocimientos al respecto. Ahora bien, respecto al «tono» ( que veo que es un tema muy debatido entre los comentarios) Voy en el medio y coincido en que es un tema de gustos de lectura. Yo personalmente, si bien le saque jugo a los consejos y observaciones, también tuve que desechar durante mi lectura elementos con virajes valorativos que no aportaban nada al lector interesado en el tema planteado por el titulo. Son sobrantes porque muchas de las valoraciones son enteramente a gusto personal. Por Ej: eso de poner todo en Bols antes de empezar a cocinar, ¿porque criticas su eficacia? PARA MI es común (q estuve en una escuela de cocina) hacer lo que entre chefs y cocineros se denomina «mise en place» (misanplas burdamente y traduce «todo en su sitio») es hacer lo de los bols y me funciona perfecto. Y no solo para quienes medio cocinan, muchas veces hay quienes no saben ni pelar una zanahoria, son gente para quien el agua llega a hervor antes de haber podido pelar y cortar eficientemente en rodajas 5 zanahorias. Qué mas da q para empezar se tomen el tiempo de ir aprendiendo a cocinar los fines de semana y hagan del proceso de cambio en el estilo de vida de manera paulatina ¿?. Otro ejemplo, los cuchillos son un tema importante (MUCHO) y me causo gracia q compares al cuchillo desafilado con una cuchara 😛 , pero luego, a la hora de mencionar la validez de las barras magnéticas, qué necesidad hay de rellenar con comentarios sobre «el antihigiénico taco de madera que regalan a gente que se casa» ¿? Hay valoraciones q sobran. Tal vez lo veo así porque soy estructurada y siempre doy prioridad objetivo… (al «por que» hago algo) Para mi el objetivo de este articulo (según el titulo) es dar instrucciones y consejos q permitan optimizar tiempo y cocinar, con eso como base se pueden hacer agregados interesantes, pero si esos agregados empiezan a entorpecer la lectura del articulo y por ende la función principal del articulo, puede ser un lio. Subrayo el tema del objetivo del titulo porque yo ya se cocinar pero como me gusta aprender, entré al link esperando casi una lista puntual y simple de consejos, no una reprimenda redactada, una novela, ni un articulo provocativo de revista. Igual esto lo dejo solo como tema personal, ya dije que también saqué buen provecho y quedo enteramente agradecida.

    Saludos.

  12. El tono me da igual, es tu blog y punto. Sólo faltaría que no te puideras expresar como quieras en él!
    Pero como persona que odia cocinar….. no me ha ayudado jajajaja. Lo que pone es todo cierto, pero a mí no me anima en absoluto jajajaja
    Por cierto, seguiré leyéndote. Faltaría más! Con lo que aprendo!

  13. Bien, cada uno es dueño de escribir como se le antoje, pero no por eso se debe faltar al respeto de forma tan despectiva a los demás que no son como tú o no piensan como tú. Respeto ante todo, libertad, pero no libertinaje. Sino, ¿de qué sirve haber estudiado y pretender enseñar tratando de forma despreciable a los demás? Si te ofende que alguien te critique, entonces, no critiques.
    Entré interesada a leer tu artículo, pero me voy muy decepcionada.

  14. Valla mierda de blog por algo estoy buscando alternativas para no cocinar y es porque obviamente no tengo tiempo ni me gusta cocinar

DEJAR UNA RESPUESTA

¡Introduzca su comentario!
Por favor, escriba su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.