Anemia, embarazo y lactancia

3
anemia embarazo

Cuando alguien comenta que tiene anemia, los demás no suelen reaccionar de manera alarmante. Esta actitud pasiva se podría explicar porque, en general, las consecuencias de la anemia para la salud no son graves o mejor dicho, los síntomas no son tan evidentes ya que se relacionan con otras causas o no ponen en peligro la vida (por lo menos en las primeras fases). Pero en el caso de la mujer embarazada la situación de anemia no sólo afecta de manera negativa en la salud de la mujer sino también en el progreso del embarazo y el desarrollo del futuro bebe. Y ¿qué tiene que ver la anemia con la alimentación? Te adelanto que una correcta planificación alimentaria puede prevenir la anemia nutricional.

¿Qué dicen las estadísticas?

Si hablamos de cifras, la anemia por falta de hierro es el desorden nutricional más prevalente en el mundo y aunque su prevalencia varía según las condiciones socioeconómicas, estilo de vida y cultura, existe tanto en los países subdesarrollados como en los industrializados. La anemia afecta a cerca del 50% de las embarazadas en el mundo: 52% de los países en vías de desarrollo y 23% de los países desarrollados.

¿Qué es la anemia?

La anemia aparece cuando la sangre tiene menos hemoglobina de lo normal. Y te preguntarás entonces, ¿qué es la hemoglobina? es un pigmento que da a los glóbulos rojos su color rojo característico, se forma de una proteína ligada al hierro y transporta el oxígeno en la sangre a todas las partes del organismo.

¿Por qué se da la anemia en el embarazo?

En la mayoría de los casos la dieta es la causante, aunque también se puede dar por otros motivos como perdidas regulares de sangre, parásitos o factores hereditarios. Como hemos visto, la causa más habitual de anemia es por falta de hierro pero no necesariamente tiene que ser porque el consumo de hierro alimentario sea bajo. Un déficit de ácido fólico, vitamina B12 y proteína también pueden causar anemia. La carencia de vitamina A repercute en los niveles de hemoglobina. Además, hay otros nutrientes necesarios tanto para aumentar la absorción de hierro como para producir glóbulos rojos, es el caso de la vitamina C (ácido ascórbico), la vitamina E, el cobre y la piridoxina.

¡NO TE PIERDAS!:  Cómo comer para conseguir una lactancia materna exitosa

Síntomas y signos de la anemia ferropénica

Debido a que la hemoglobina transporta el oxígeno a todo el organismo, sus signos y síntomas están relacionados con ello: cansancio, fatiga, flojera, sofocación, mareo, palidez de las membranas mucosas y debajo de las uñas, menor capacidad de concentración y aprendizaje, dolor de cabeza y palpitaciones. También altera el sistema inmunológico, haciendo que el cuerpo sea más vulnerable a las infecciones.

Riesgo de anemia por falta de hierro en embarazo y lactancia

Durante la gestación las necesidades de nutrientes aumentan, es lógico, la embarazada tiene que cubrir sus necesidades y las del feto. En los últimos seis meses del embarazo, el futuro bebe cada vez necesita más hierro para su desarrollo por lo que la madre tiene que asegurar una cantidad de hierro suficiente para cubrir la demanda de ambos. Si las reservas de hierro son reducidas y la absorción de hierro alimentario bajo, se puede ver afectado el crecimiento del niño y la madre experimentar fatiga, alteraciones cognitivas y cierta depresión que a la vez, afecta a la interacción entre ambos.

En la lactancia la situación es similar, las necesidades de la madre aumentan para cubrir las suyas y la pérdida de nutrientes, primero por el calostro y luego por la leche materna. A ello, se le suma los bajos depósitos de hierro de la madre ya que suelen estar agotados debido al gasto de hierro durante el embarazo y la pérdida de sangre en el parto. Todo acentúa más la situación de anemia y hace más evidente sus signos y síntomas.

¡NO TE PIERDAS!:  Diabetes gestacional

¿Qué se puede hacer?

La anemia por falta de hierro se puede prevenir. Es cierto que durante el embarazo y tras el parto los niveles de hierro se controlan y en muchos casos se les dan suplementos a las mujeres embarazadas y lactantes pero aun así, es importante un correcto aporte de hierro por parte de la alimentación. Para ello, se deben de tener en cuenta tres aspectos: consumir alimentos ricos en hierro (carnes, vísceras, sésamo, moluscos bivalvos, legumbres, vegetales de hoja verde, cereales integrales, frutos secos, algas, higos secos), acompañar a estos con otros ricos en vitamina C para aumentar su absorción (naranja, mandarina, kiwi, fresas, pimiento, brócoli) y evitar tomarlos junto con otros que disminuyen la absorción del hierro (té, café, huevo, espinacas, salvado). Aquí tienes algunos consejos para ponerlo en práctica:

– Acompaña un plato de legumbres con una ensalada de tomate y pimiento.
– Toma frutas frescas cada día.
– Elabora ensaladas de arroz integral con verduras como brócoli, col o pimiento.
– Incluye carne de ternera y/o mejillones una vez a la semana.
– Si le pones huevo duro a los cocidos no pongas la yema.
– Procura no tomar té o café después de una comida rica en hierro.
– Acompaña los cereales integrales del desayuno con un zumo de naranja natural.
– Añade frutos secos como las almendras a las ensaladas.
– Mezcla o toma en la misma comida los alimentos ricos en hierro con carne.

¡NO TE PIERDAS!:  Promoción lactancia materna en niños pretérmino

Sabías que…

Durante la gestación y en la mayor parte de la lactancia las mujeres no tienen la menstruación para así disminuir las pérdidas de hierro.

BIBLIOGRAFIA

  1. WHO. Guideline: Intermittent iron and folic acid supplementation in non-anaemic pregnant women [en linea]. Geneva, World Health Organization, 2012. Fecha de acceso: 10 de abril de 2014. Disponible en: http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/75335/1/9789241502016_eng.pdf?ua=1.
  2. Neufeld HJT, De-Regil LM, Dowswell T, Rogers LM. Effects of preventive oral supplementation with iron or iron with folic acid for women following childbirth (Protocol). Cochrane Database of Systematic Reviews 2012, Issue 5.
  3. Depósito de documentos de la FAO. Departamento de agricultura. Nutrición Humana en el Mundo en Desarrollo [en línea]. Capítulo 13: carencia de hierro y otras anemias nutricionales. Fecha de acceso: 11 de abril de 2014. Disponible en: www.fao.org/docrep/006/w0073s/w0073s0h.htm.
  4. EUFIC. Alimentación hoy en día. El hierro – la carencia más habitual [en línea]. Fecha de acceso: 10 de abril de 2014. Disponible en: http://www.eufic.org/article/es/page/FTARCHIVE/artid/hierro-carencia/

Información en la web de Alimmenta

  • Más información sobre anemia en el embarazo, su tratamiento, alimentos, dieta para la anemia en la web de Alimmenta.

¡Mantente actualizado gratis!

Recibe en tu correo los últimos artículos y vídeos sobre nutrición y salud, recetas y menús saludables. Un máximo de 2 e-mails al mes con información útil y práctica.

Tu información no es compartida con terceros
COMPARTIR
Artículo anteriorEntrevista a Macu Higueras, autora de “Tengo un horno y sé como usarlo en 30 minutos”
Artículo siguienteCómo seguir una dieta y no morir en el intento (ii)
Soy diplomada en Nutrición Humana y Dietética (CESNID). Tras colaborar como dietista en diversos Servicios de Nutrición a nivel clínico y deportivo, decidí realizar el Máster en Nutrición y Metabolismo (UB). Orienté el segundo año de máster hacia la investigación y por ello participé en estudios experimentales sobre la respuesta inmunitaria y los flavonoides del cacao. Actualmente trabajo en restauración colectiva hospitalaria y escribo artículos sobre alimentación-nutrición. Creo que la educación-intervención nutricional es fundamental para que se creen unos hábitos alimentarios saludables y se minimicen varios problemas de salud pública actuales. Sigo formándome y reciclándome, creo que nunca se sabe suficiente y que no hay una única verdad.

3 COMENTARIOS

  1. soy mama de una bebe de 6meses y pues deseo saber hasta cuando se me va a cortar la menstruación, pues

    pues la leche y la soya se puede combinar a la vez,…porq

    • Hola Guina, la pregunta que me haces referente a tu menstruación debes consultarlo con tu médico o ginecólogo. Lo de la leche y la soja, ¿puedes volver a hacer la pregunta? Gracias.

DEJAR UNA RESPUESTA