Cuando hablamos de hábitos saludables nos referimos a una adecuada alimentación, hidratación, actividad física regular y un buen descanso. Nos damos cuenta en consulta que la mayoría de personas son conscientes que deben mejorar su alimentación y actividad física, y se esfuerzan en lograrlo. En cambio, cuando insistimos en mejorar su pauta de hidratación parece que cueste mucho más. Quizás sea por no darle la suficiente importancia a los beneficios de la hidratación, o quizás sea por no tener unas pautas bien establecidas de la calidad, cantidad o frecuencia del agua que necesitamos.

Para mejorar la hidratación, uno de los hábitos saludables que suele estar más descuidado, os explicaremos los aspectos claves para mantener una hidratación adecuada.

¿Qué cantidad de agua necesitamos?

El agua es el principal componente de nuestro organismo y es esencial para la vida puesto que interviene en muchas funciones fisiológicas. Se calcula que en niños alrededor de un 60% de su peso es agua, y esta va disminuyendo con la edad siendo en adultos entre aproximadamente el 50% en mujeres y 58% en hombres, hasta llegar a partir de los 50 años al 47% en mujeres y al 56% en hombres.

A lo largo del día perdemos agua a través de la respiración, el sudor o la orina, y es necesario reponerla a diario para mantener un buen equilibrio hídrico.

La EFSA (European Food Safety Authority) ha establecido unos valores de referencia de la ingesta de agua total (proveniente de alimentos y bebidas)

consumo de agua según etapas de la vida

Se aconseja que aproximadamente el 80% de esta ingesta provenga de agua. De este modo en adultos resumiríamos que los hombres deberían beber 2l de agua y las mujeres 1,6l, el resto provendrá de alimentos y otras bebidas (leche, infusiones, caldos, frutas, verduras…).

Si además se practica actividad física, trabajo intenso o las condiciones ambientales son adversas (más de 30ºC o humedad por encima del 50%), se debería aumentar la ingesta de agua en al menos 400ml.

¿Cuál es la frecuencia de ingesta de agua recomendada?

Como la perdida de agua es constante, lo ideal sería beber de forma regular durante todo el día

La mayoría de las personas beben cuando sienten sed, pero hay que tener en cuenta que la sensación de sed es una señal de alerta que envía el organismo para estimular la ingesta de agua cuando ya sufre su déficit. La sensación de sed aparece cuando se ha perdido un 1%, pero con esta pérdida ya se ven afectados el rendimiento físico y las capacidades cognitivas. Por esta razón no deberíamos esperar a tener sed para beber.

Una adecuada frecuencia de ingesta de agua sería tomar unos 330ml (un vaso y medio) cada 2 horas, e ingerirla despacio y a pequeños sorbos, y para que se asimile mejor se aconseja que esté ligeramente fresca (entre 10 y 15ºC)

Si se nos olvida beber a menudo, podemos establecer una pauta más marcada, por ejemplo:

  • Al levantarnos beber 1 o 2 vasos de agua a pequeños sorbos y ayudaremos a despertar nuestro cuerpo (movilidad de los intestinos, circulación y flujo sanguíneo).
  • Durante las comidas principales beber 1 o 2 vasos más, ayudaremos a digerir y absorber los alimentos.
  • Antes de acostarnos beber un último vaso de agua, así reduciremos la tensión muscular y regularemos la presión sanguínea.

¿Qué agua es la más adecuada?

Lo más recomendable es elegir un agua de calidad. Si elegimos agua mineral natural podemos estar seguros de que estamos ingiriendo un agua con óptimas cualidades. Es una agua protegida de toda contaminación, se envasa a pie de manantial, conservando toda su pureza y propiedades y mantiene una composición de minerales y oligoelementos constante.

¿Cuáles son los principales beneficios de una adecuada hidratación?

  • La ingesta de agua contribuye a mantener las funciones físicas y cognitivas normales, y contribuye a la regulación normal de la temperatura corporal.
  • Además el agua beneficia la lubricación de articulaciones, ligamentos y cartílagos y proporciona soporte estructural a los tejidos musculares.
  • Favorece la eliminación de impurezas y toxinas del organismo
  • También participa en diferentes funciones del organismo imprescindibles para mantener un buen estado de salud.

Así que, llevar siempre con nosotros una botella de agua mineral natural nos permite mantener una buena hidratación en todo momento.

¡Mantente actualizado gratis!

Recibe en tu correo los últimos artículos y vídeos sobre nutrición y salud, recetas y menús saludables. Un máximo de 2 e-mails al mes con información útil y práctica.

Tu información no es compartida con terceros

DEJAR UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here