Para comer con menos grasas lo primero que evitamos es la bollería, los embutidos o las grasas adicionales además de los fritos.

Hay otra forma de hacer los fritos igual de sabrosos pero mucho más sanos, usa esta técnica que te propongo y que recomiendo: “freír en el horno”.

Si tu objetivo es bajar de peso debes limitar los fritos de tu alimentación porque esta técnica es una de las que más incrementan el nivel energético de los alimentos. Pero son tan apetecibles que es difícil resistirse, por ejemplo, a unas patatas o unos huevos cocinados con esta técnica tan mediterránea.

Publicidad
Por qué no conviene abusar de los fritos.

Que sean una bomba de calorías no es el único motivo por el que no debes tomarlos habitualmente:

  • Tienen un nivel alto de PGA (Productos de Glicosilación Avanzada; en inglés AEG: Advanced Glycation End-Products) debido a las reacciones de Maillard, unas sustancias que se forman cuando los alimentos ricos en proteínas y grasas se cocinan a altas temperaturas (como ocurren con los fritos) y que se relacionan con la diabetes o las enfermedades cardiovasculares. Son también las que le otorgan el olor y el sabor tan apetecible.
  • Favorece la hipertensión si se consumen de forma habitual. Si además se sigue un estilo de vida sedentario, su efecto nocivo es aún mayor.
Tómalos, pero solo como capricho y moderadamente.

Como sucede con la mayoría de alimentos y preparaciones, tampoco se trata de prohibir las frituras. Un estudio publicado por la Sociedad Americana de Nutrición llevado a cabo por el Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid y el grupo de investigación EPIC revela que las personas que más alimentos fritos consumen tienen mayor índice de obesidad, cosa que no sucede si se toman ocasionalmente.

Y con fritos no sólo me refiero a la técnica casera, los snacks fritos (aperitivos, frutos secos, patatas, etc), evidentemente también influyen en un incremento de peso y enfermedades asociadas.

Alternativas más saludables.

Si te apetece algo frito pero no quieres pasarte, la tecnología está de tu parte, sácale partido. Es posible freír en el horno obteniendo un resultado similar pero restando calorías. Si ir más lejos, cada vez son más los productos refrigerados que ofrecen la posibilidad de elaborarlos en el horno. Utilizando esta técnica puedes conseguir que las 236Kcal (aprox.) que proporcionan 100gr de patatas fritas se reduzcan más de la mitad.

Otros platos que puedes elaborar al horno en sustitución al frito son:

  • Huevos al plato. Si lo pruebas repites, sorprende el resultado, ya que la clara queda igualmente cuajada y la yema líquida. Además, se pueden preparar en cazuelas individuales con una base de verduras. Llevarlo al horno a una temperatura suave.
  • Croquetas. Son uno de los platos que más gustan a los niños, y por su textura suave se incluyen también en los menús de los mayores. Se trata de un alimento nutritivo, pero su aporte calórico aumenta considerablemente con la fritura, puede alcanzar las 300 calorías. Si las haces al horno, además de ser más saludables, ahorras aceite y serán más digestivas. Coloca las croquetas en una bandeja o recipiente untado ligeramente con aceite para que no se peguen o sobre papel de horno, dales la vuelta a mitad de la cocción.
  • Barritas de pescado. El pescado es un excelente alimento y los blancos poseen un bajo contenido en grasa. Para no incrementar sus calorías es preferible asarlo en lugar de freírlo. Para las barritas de pescado precocinadas que ya llevan una capa de aceite puedes usar el mismo procedimiento que para las croquetas y evitar la sartén o freidora. Pescado empanado al horno: mojar la pieza elegida en leche, salpimentar, pásala por harina y pan rallado. Colócala sobre una fuente engrasada ligeramente y cocina hasta que esté dorada.
  • Empanadillas. Al horno ganarán en sabor y presencia. Saltea el relleno para concentrar sabores, coloca sobre papel vegetal, pinta las empanadillas con huevo y hornea a temperatura media. Las empanadillas congeladas puedes prepararlas del mismo modo que las croquetas o las barritas de pescado.
  • Patatas congeladas listas para freír. Estas patatas están fritas ligeramente previamente a su envasado, ya llevan una capa de grasa que podemos aprovechar si las introducimos al horno fuerte unos minutos hasta que estén crujientes. Con una pizca de sal en escamas y pimienta rosa conseguirás unas patatas ligeras, exóticamente especiadas y con un toque gourmet.

Gracias a este método de cocción los fritos conservan mejor el sabor original de sus ingredientes y no resultan tan pesados.

¿Te animas a cocinar con esta técnica? ¡Dale un giro a tu cocina!

Bibliografía.
  • Base de Datos Española de Composición de los Alimentos. BEDCA.
  • Scientific Electromedic Library Online. Cuba. Scielo.sld.cu/scielo.php Los procesos de glucosilación no enzimática. http://scielo.sld.cu/scielo.php?pid=S1025-02552009000600020&script=sci_arttext
  • American Society for Nutrition.
Publicidad
¡Mantente actualizado gratis!

Recibe en tu correo los últimos artículos y vídeos sobre nutrición y salud, recetas y menús saludables. Un máximo de 2 e-mails al mes con información útil y práctica.

Tu información no es compartida con terceros

3 COMENTARIOS

  1. Eso no es freír. Es usar otra técnica (horneado) para cocinar alimentos que habitualmente se fríen. Pero no es freír.
    Freír es cocinar en grasa o aceite por encima de 80ºC (por debajo, es confitar), pero rebozar algo y meterlo en el horno no es freír.
    Sugiero que se cambie el título a «Cambia los fritos por horneados» o algo similar, y que se corrija en el cuerpo del post.

    • Yo sugiero que hagas tu propio blog y lo llames como quieras. Ahi podrás ensenar términos y conceptos que aquí no tocan querida.

  2. Vaya! hay muchas maneras de cocinas sano, yo personalmente me quedo con los alimentos en horno que con los fritos, antes consumia muchos alimentos fritos, y la verdad, asi es muy poco saludable lo digo por experiencia.

DEJAR UNA RESPUESTA

¡Introduzca su comentario!
Por favor, escriba su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.