Investigación no farmacológica: ¿la gran olvidada o la gran negligida? (y III)

0
y-esto-para-qué-sirve

Artículos previos:

Todo lo expuesto hasta aquí (ver mis dos artículos anteriores) no pretende, ni mucho menos, identificar el ensayo clínico como única y/o mejor manera posible de hacer investigación. Como es bien sabido, el diseño más adecuado para un determinado estudio dependerá del tipo de pregunta a la cual el proyecto en cuestión pretenda dar respuesta. Con todo, cuando el objetivo es resolver incertidumbres relacionadas con la intervención más idónea para tratar o prevenir una determinada condición clínica, el ensayo clínico es casi siempre el diseño más robusto. Esto puede afirmarse en general, a pesar de tener siempre en cuenta las limitaciones del ensayo clínico como diseño experimental y su no adecuación, o bien la necesidad de adaptarse a, las particularidades de determinadas intervenciones que, por su planteamiento más macrodimensional u holístico, van más allá de la acción molecular específica de un medicamento. Por ejemplo: es muy diferente actuar sobre la depresión mayor considerando la unidad de intervención terapéutica el receptor 5HT-1A de la serotonina, que proponerse el reto (bastante más ambicioso) de tomar como tal la mente humana y el conjunto de constructos supraordenados y derivados en los que se estructura. Y todo se complica aún más cuando, en la consulta de dietética, no tenemos a un paciente diagnosticado de nada sino a una persona con IMC al límite superior del normopeso que manifiesta su deseo de perder unos kilos porque entre sus valores principales se halla el “ser como los tipos que salen en el Men’s Health” y, además, ha padecido “desde siempre” un talante tirando a ansioso. Teniendo en cuenta, pues, esta serie de particularidades y las complejidades inherentes al paso del mundo académico al mundo clínico, siempre que sea posible llevarlo a cabo por motivos éticos y pragmáticos, el ensayo clínico debería considerarse entre las mejores alternativas.

¡NO TE PIERDAS!:  Inmunización contra el modelo estético impuesto: alfabetización en medios y otras perspectivas

Desde esta perspectiva, no tiene sentido que las intervenciones no farmacológicas sigan, como hasta ahora, quedando en buena medida fuera del corpus investigador fundamentado en el ensayo clínico. Debe ser así debido a la creciente utilización y necesidad de este tipo de intervenciones, pero también en pro de la dignificación de este tipo de tratamientos y su equiparación en todos los sentidos con las más populares y tradicionales terapias farmacológicas. Por si fuera poco, además, el crecimiento exponencial de nuevas terapias llamadas alternativas o complementarias pone de manifiesto cada vez más la necesidad de que toda intervención terapéutica o preventiva que se utilice con pacientes haya sido probada científicamente, tanto en términos de eficacia como de seguridad. En este sentido, pues, por el bien de los pacientes y de las profesiones sanitarias, es necesario someter todas las intervenciones a comprobaciones científicas de igual rigor. De este modo, aquellas que las superen podrán ser consideradas como miembros de pleno derecho y de primera línea en el conjunto de terapéutica disponible, junto a cualquier fármaco que se haya mostrado eficaz y seguro. Por el contrario, aquellas que sistemáticamente no se muestren eficaces o seguras deberán ser desterradas de la práctica clínica, por muy alternativa o complementaria que se denomine, y deberá convertirse en un deber ético advertir a la población sobre su ineficacia y/o peligrosidad, así como emprender las acciones legales que se consideren oportunas para restringir su práctica en los casos más excepcionales.

¡Mantente actualizado gratis!

Recibe en tu correo los últimos artículos y vídeos sobre nutrición y salud, recetas y menús saludables. Un máximo de 2 e-mails al mes con información útil y práctica.

Tu información no es compartida con terceros
COMPARTIR
Artículo anteriorEstoy embarazada, ¿qué alimentos debo evitar?
Artículo siguienteProteína y deporte (III)
Dra. Elisabet Tasa Vinyals
Es médico residente en el servicio de Psiquiatría del Hospital Universitari de Vic (Barcelona). Con sólo 28 años, es graduada en Medicina y Cirugía y también en Psicología (Mención Clínica y de la Salud; Premio Extraordinario de Titulación) por la Universitat Autònoma de Barcelona; máster en Gender Studies, Intersectionality and Change; máster en Investigación Clínica Aplicada; y postgraduada en Psicoterapia Integradora, además de titulada en Mindfulness-Based Stress Reduction (MBSR). Durante casi cuatro años trabajó en su tesis doctoral sobre el sesgo de género en medicina, proyecto que finalmente decidió abandonar. Ha estudiado en Suecia y en Canadá. Ha formado parte de la Unidad de Evaluación e Intervención en Imagen Corporal y del Instituto de Neurociencias de la Universitat Autònoma de Barcelona, de la Gender and Health Promotion Studies Unit (GAHPS) y del European Union Centre of Excellence (EUCE) de la Dalhousie University (Canadá). Es autora de varias publicaciones sobre el sistema sexo/género en medicina, la normatividad y el control corporales, y el modelo estético impuesto, entre muchos otros temas.

DEJAR UNA RESPUESTA