Volver al cole cargados de vitamina C

El aporte de vitamina C de los kiwis

Septiembre es uno de los meses del año en que acusamos más el cansancio en nuestro día a día. Venimos de las vacaciones y, aunque hayamos desconectado y eliminado tensiones, la vuelta a la rutina necesita un período de adaptación, tanto mental como físico.

Volvemos a madrugar y a dormir menos horas. En el trabajo, retomamos responsabilidades y nuevos retos. En casa, tenemos que organizar el plan familiar, menús, puesta a punto del nuevo curso de los niños, extraescolares… Y reaparecemos en el gimnasio, normalmente algo bajos de forma.

Esta acumulación de nuevos desafíos pone a prueba nuestro cuerpo, que suele responder con una sensación de fatiga que arrastra hasta el final de día.

Con una correcta alimentación, podemos mejorar nuestro estado nutricional y optimizar los recursos de nuestro organismo para hacer frente a esta situación de estrés y reducir el cansancio y la fatiga.

Hay que procurar retomar cuanto antes los buenos hábitos alimentarios, regular los horarios de las comidas, ir al mercado, llenar la nevera de alimentos frescos y de temporada, y planificar los menús familiares para no ir “a salto de mata”. En nuestro blog encontrarás un buen puñado de recetas que te servirán para “superar” este período. Te recomendamos que recurras a las más sencillitas, hasta que el nuevo curso ya haya calentado motores.  

Pero, como reza el título, nuestro consejo estrella en este post es no olvidar la vitamina C durante este periodo.  Te recomendamos un aporte extra de esta vitamina que te ayudará a reducir esa sensación de fatiga y aumentar tu vitalidad y la de toda la familia. Resulta que la vitamina C ayuda a activar una serie de enzimas que mejoran los niveles de energía metabólica y diferentes neuroquímicos en el cerebro. ¿A que suena bien?.

¿Cómo podemos aumentar el aporte de vitamina C?

  • Toma una buena ración de verduras tanto en la comida como en la cena. La vitamina C no solo está en los cítricos. Las verduras nos ayudarán a incorporarla de manera regular. Aunque ten en cuenta que gran parte de la vitamina C se pierde durante la cocción, así que procura consumir verduras crudas, al menos una vez al día (ensaladas, gazpacho, crudités…), y si tomas la verdura cocida, potencia cocciones cortas y sin contacto con el agua (vapor o plancha). Algunas de las verduras más ricas en vitamina C son el pimiento, brócoli, la col de Bruselas o los berros.

  • Toma 3 raciones de fruta todos los días. A modo de postre, entre horas o como ingrediente. La fruta es una rica forma de tomar vitaminas y minerales. Naranjas, fresas, mandarinas, y no olvidemos al rey de la vitamina C: El kiwi.  El kiwi, tanto el verde como el amarillo, es la fruta más rica en vitamina C. Tomando dos piezas al día obtendrás ese “extra” de vitamina C que tanto necesitas. Si no sabes muy bien cómo introducirlo en la dieta, en la página web de la marca de kiwis Zespri encontrareis muchas ideas para incorporarlo en smoothies, postres o ensaladas.
¡Mantente actualizado gratis!

Recibe en tu correo los últimos artículos y vídeos sobre nutrición y salud, recetas y menús saludables. Un máximo de 2 e-mails al mes con información útil y práctica.

Tu información no es compartida con terceros

DEJAR UNA RESPUESTA

¡Introduzca su comentario!
Por favor, escriba su nombre aquí